que graciosos.....

Queridos...

Después de unas horas con migraña -demasiadas- he tenido que salir a la calle, pos pa trabajar claro. Cuando tienes migraña todo te parece un poco irreal e incluso crees que estás en otro espacio-tiempo respecto a toda la demás gente. En mi camino me he encontrado toooooooooodas las familias habidas y por haber con sus hijos pequeños. Y... no se si será por culpa de la migraña o por culpa de la edad, pero... !!! Son taaaaaaaaaaaan graciosos los niños!!! 

- Primero me he encontrado un padre, con su hermano -posiblemente- y er ñiño pequeño -de unos 3 o 4 años- andando. El tío der ñiño llevaba el patinete en la mano, a su lado el padre de la criatura y al lado de éste er ñiño. Juntos iban andando y acercándose hacia un enorme charco. El charco para los hombres no era más que cuatro gotas en el suelo, las típicas cuatro gotas que siempre están en el pavimento de muchísimas aceras de la ciudad de Barcelona, aceras hechas con el puto culo, donde el agua se queda ahí de por vida, después de una gran tormenta. Cuando se iban acercando, el niño ha empezado a mirárselo de  forma extraña, ha empezado a mover sus brazos y depositarlos de forma de botijo. Era demasiado grande para él y sus zapatos nuevos. No quería mojárselos. No en cambio para los tíos de 8 metro que lo han traspasado como si nada, también igual acostumbrados a verlos durante tantos años. Er ñiño ha tenido que rodearlo casi hasta la eternidad. 

!!!! Que gracioso er ñiño!!!! -he pensado-

Un poco más adelante, estaba la ñiña que se escondía en una pared, solamente mirando hacia la pared, creía que no la vería nadie, como ella no veía. Otra, a unos pasos más... colocándose una flor que ha arrancado de un jardín de la zona.  También !!! Que graciosas!!!! Pero.... dos esquinas más en mi camino... ahí estaban. Unas ñiñas de -creo- unos doce años, pero vestidas como si fueran prostitutas de 18 con ropa de color rosa. Todas con peinados del pronto de los noventa, una especie de maleta con ruedas rosa y un móvil con la música fuerte... Pretendían sentarse en la mesa de una terraza de un bar. Que si si, que si no, al final no se han quedado. Me hubiera gustado saber que iban a pedir.

Tendríais que haber visto como todos los adultos, de verdad, se habían quedado mirando a estas criaturas... Evidentemente nadie quería que se sentaran porque ya bastante ruido había con el tráfico. Pero... ¿de que coño iban vestidas? ¿Porque iban solas? y ¿como sus padres las han dejado salir así a la calle? 

No se si ha sido que se me estaba pasando ya la migraña o es que llega un punto que los niños ni son ya graciosos, ni te inspiran felicidad y ni quieres verlos
.

2 comentarios:

  1. aquest post el trobo deliciós!

    ResponderEliminar
  2. moltes gracies... lo deliciós es el comentari.
    susuki

    ResponderEliminar